Sígueme en Facebook

lunes, 9 de julio de 2012

La Oropéndola (Oriolus oriolus)


Fue el Sueco Carlos Linneo “Científico Naturalista” quien clasificó a las Aves por última vez, allá por el año 1700 y por esta ardua labor se rigen los naturalistas y ornitólogos de hoy día para entenderse e incluso, también lo hizo el prestigioso científico “Charles Darwin” quien descubrió el Passeriforme “Pinzón de Darwin”. Dentro de la compleja clasificación de las Aves, existe el Orden de los Passeriformes. Passer viene del  latín y significa Gorrión y este orden agrupa todas las aves de similiar tamaño e incluso más grandes, en definitiva, lo que todos conocemos como “Los Pájaros”.

Quien me conoce, sabe el interés que he tenido desde muy pequeño por este tipo de Aves.

Recuerdo cuando discrepaba con los amigos, sobre el nombre dado a ciertos pajarillos y que no se correspondía para nada, con el que  se reflejaba en los libros que yo tanto leía con gran interés.
Se le llamaba en mi pueblo y aún se le sigue llamando… A la Bisbita “Sisita”; A la Lavandera “Chiribita”; Al Cernícalo Vulgar y al Primilla “Aguilillas”; Al Vencejo “Avión” confundiéndolo con este último… Al Petirrojo “Pechuguita ó Pechuguin”; A diferentes Currucas y Carriceros “Jareros”;  Al Herrerillo y Carbonero “Curitas”; Hace poco tiempo, me hizo reír bastante el hijo de un íntimo amigo que, al quererse referirse a este último pajarillo que andaba pululando por la parra de la casita de campo y al no salirle en aquel momento el nombre de “Curita” lo denominó “Misero”. Puede ser que sin él saberlo, Alvaro  haya creado una nueva nomenclatura para futuros naturalistas, jejejeje.

“Oriolus, Oriolus”, es el nombre científico del precioso pájaro que me ocupa y que nos visita en los meses, de Abril a Septiembre para reproducirse en nuestro país. Me refiero a La Oropéndola y Oriolus significa (Predominio del color amarillo).

Este precioso Passeriforme, que lo clasificó Linneo en el suborden de los cuervos, es un ave muy esquivo y es más fácil escuchar su canto que viene a ser un “Ovidiuuuu,…. Ovidiuuuu” jejejeje. Porque el observarlo es bastante más difícil, ya que suele deambular por las copas de altos arboles y rara vez se posa en el suelo.

No obstante, dotándome de un sofisticado equipo tal como, un móvil y unos prismáticos, algo de paciencia y la quema de varios cigarros,… He conseguido este vídeo donde, se puede ver a Mamá y a Papá luchando por la perpetuidad de la especie, en lo alto de un Alamo.





No hay comentarios: