Sígueme en Facebook

viernes, 6 de julio de 2012

CETRERÍA (Águilas Harris)


La Cetrería, también llamada Altanería,es el arte de la caza con aves rapaces. No se sabe a ciencia cierta, cuando se originó esta modalidad de caza, lo que si es cierto es que es antiquísima y tuvo su mayor apogeo durante la Edad Media.La modalidad se fue perdiendo al surgir las armas de fuego.


En mi opinión, como la de muchos otros, no existe una caza mas natural y consustancial a la vida como cazar con Rapaces y aún así, aquí también se meten los Politicologistas.


Se crea una simbiosis entre el Hombre y el Ave, en la que ambos obtienen beneficio. Decía el Dr. félix Rodriguez de la Fuente... "Es la primera vez que el hombre no somete al animal al yugo y al látigo, (y vaya si es verdad).


En la actualidad, quienes practican este arte, lo hacen con diferentes pájaros, siendo uno de los más comunes y apreciado por los cetreros, El Harris. Es un pájaro muy inteligente, sociable y su cautividad no es difícil, se le puede entrenar para cualquier tipo de caza, ya sea pelo o pluma, o sea... de lo más polivalente y quizás sea por estas cualidades por lo que es tan apreciado.


Me cuenta Manuel Arenas, uno de los protagonistas de este reportaje y criador de esta especie, que para aficionarse a este arte, lo primero que es necesario es tener un gran amor a los animales y estar seguro de lo que uno quiere, no se debe adquirir un animal y a los cuatro días desprenderse de él (un águila, tiene una longevidad de, entre 20 y 70 años, dependiendo de la especie), dedicación y algo de dinero. Un Harris cuesta entre 300 y 600 €uros y un Águila Real, entre 3000 y 5000 €uros.


La Cetrería es legal en nuestros días, de momento"hasta que no llegue uno diciendo que se está maltratando a los animales". Es requisito indispensable que el individuo se haya criado en cautividad y los padres también y para demostrar que no infringes la ley debes de llevar el morral lleno de papeles.

En el día que se hizo este video, no hubo suerte en cuanto a encontrar caza. Sólo nos salió una liebre en el momento que  estábamos, en lo que teníamos que estar, dándole a la de sin hueso y con los pájaros amarrados de las pihuelas. Cuando quisimos dar cuenta del Lagomorfo, ya estaba al pié de la carretera de La Coruña. ¡¡¡Buen viaje!!!.


Esperemos que en otra ocasión, haya mejor suerte y podamos ver cazar a estos maravillosos ejemplares.




No hay comentarios: